"Si piensas que la aventura es arriesgada, prueba la rutina... es mortal"

Pablo Coelho

martes, 2 de julio de 2013

NOS HEMOS TRASLADADO



P6290254

Hola seguidores, si os interesa seguir leyendo sobre nosotros, debéis saber que nos hemos cambiado de sitio, estamos en esta dirección (también puedes pinchar en la foto)

   cametbarrancos.wordpress.com

un saludo y disculpa las molestias


martes, 7 de agosto de 2012

RAMBLA DE LA TEJERÍA


CRÓNICA BARRANCO “RAMBLA DE LA TEJERÍA

Fecha: 21 de julio de 2012, cerca de Cortes de Arenoso (entrando por la planta embotelladora pero ya en provincia de Teruel)

Una vez más y con nuestra febril marcha barranquera, decidimos buscar uno relativamente cercano y con agua, además Jorge invita a un amigo suyo a que pruebe la nueva droga: “cañonesporlavena”, así que dicho y hecho, con un ligero madrugón cogemos carretera los cuatro integrantes de esta expedición: Armando, Jorge, Antonio (el nuevo componente) y yo Loren.







Tras infiltrarnos en tierras aragonesas (casi en la delimitación entre Castellón y Teruel) y por tortuosas pistas que ponen a prueba hasta coches medio preparados para caminejos, llegamos a la cabecera de este pequeño cañón donde rápidamente y después de un almuerzo nos entramos con todo el equipo. Lleva algo de agua, lo suficiente para mantener las pozas limpias, pero no tanta como para hacerlo “resultón” y hacer el rapel de 35 metros con su correspondiente chorro de acompañamiento, solo una ligera “lluvia” resbala por la toba… una lástima. La primera parte se encañona mucho con unos pequeños rápeles muy cortitos y facilotes, pero enseguida llega el balcón al circo con el desnivel de 35 m. antes mencionado… una pasada.



El barranco sigue más rato, pero ya no vale la pena hacer el jabalí, así que tras otra bajada ¡No saltable! (peligro de esguince… L) Pues a pesar de ser una poza abierta con cornisas de diferentes alturas, no cubre y el fondo es de fango; la decisión es de salir y subir a buscar la altura de retorno… un buen palizón y bastante desnivel en pocos metros. Paseando por preciosas terrazas que dan vista a todo lo descendido, llegamos a la cabecera y al vehículo que hemos dejado.



Maravilla de paisaje, el descenso corto pero vale la pena por las vistas.

En unas semanas subiré el vídeo... es para flipar

Subido: https://vimeo.com/48913631

saludos


PIRINEOS 2012




CRÓNICA DE BARRANCOS POR TIERRAS PIRENAICAS

En esta crónica la parte gráfica se basa principalmente en los vídeos que iré subiendo a medida que "vimeo" me vaya dando permisos de subida (500 megas a la semana), todo por no pagar... jejeje... la Gopro ha dado mucho juego, y los vídeos van quedando muy chulos, pero claro... hay que editarlos ya que me traje más de 30 gb de material.

Un año más con los rigores del verano mijareño, nos desplazamos hacia el pirineo a disfrutar de una corta pero intensa estancia. De nuevo, aprovechando la hospitalidad de Javi nos plantamos en su casa con petates, sacos, neoprenos, cascos, y demás arreos concebidos para la prácticas de deportes de aventura, concretamente este año el barranquismo nos ocupa a “tutiplein”.

Día 4 de julio… sale la primera expedición, Armando, Benja y Jorge (en este caso y por motivos familiares yo salgo más tarde). Poco os puedo contar de la llegada por no estar allí, pero me consta que nadad más hacerlo, al igual que el año pasado, recoger a Javi, preparar el material y meterse en un barranco “EL BARROSA”, no demasiado complicado ni grande, pero con un tobogán lanzadera que supongo divertidísimo a juzgar por los vídeos que he visto.

Día 5 de julio… he llegado por la noche, acompañado por una buena tormenta, lo justo para una conducción en solitario bastante tensa, menos mal que a mi arribada, me espera un enorme plato de arroz al horno que me calzo entre pecho y espalda para seguidamente irme a dormir.





 Por la mañana, madrugón y desayuno (esos fartóns han sido providenciales) cogemos los bártulos y nos vamos a ver el que se supone que va a ser nuestro barranco del día “EL ERISTE”, al llegar a su cabecera la sorpresa es máxima, la tormenta de la noche hace que el cañón venga a tope de agua, todas las marcas de precaución para no entrar están bajo un colchón enorme de agua blanca, mejor ni acercarse, así que queda abortada la primera misión. Sabiendo que el resto del valle estará en iguales condiciones de manga, tomamos la decisión de internacionalizar nuestra actividad y pasar a Francia, a ver que se cuece por allí, de paso pasaremos por delante del “SORROSAL”, y veremos como se las gasta… idem, en Broto nos asomamos a ver el chorro de este barranco y el acojono es máximo.

Lo dicho… a Francia, queremos hacer el “SOUSSOUEOU” (Si lo tengo que volver a nombrar lo llamaré Susú), después de varias horas de marcha y cogiendo bastante mal tiempo, lluvia, niebla… llegamos a la cabecera por unos bosques de pirineo norte preciosos, los helechos y los boj son enormes, el barranco es una formación de caos granítico envuelto por un paraje alucinante y la bajada en sí es espectacular a la vez que divertida… saltos y toboganes en un agua cristalina. Divertidísimo, ha valido la pena cruzar la frontera a buscar un poco de calma, lo único malo las moscas que pretenden comernos al volver al coche (Moscas gabachas… repugnantes). Entrada en España… cervezón bien merecido ¿o no?




Día 6 de julio… los planes de hoy nos llevan a la zona de Ainsa, concretamente a unos barrancos cerca de la aldea de Revilla en la sierra de las Sucas a 1200 m. de altitud, junto al p.n. Ordesa-Monte Perdido. Partiendo de esta pequeña localidad, buscamos la cabecera de “EL CONSUSA” peazo barrancazo… grado IV, si no me equivoco, 16 rápeles casi seguidos, saltos técnicos para bizarros barranquistas (o piraos, yo “atao” como mandan los cánones). Formación caliza con una gargantas excavadas en la roca y una verticalidad muy importante, en principio esperábamos más agua, pero tampoco fue escasa, en la primera marmita trampa (con un salto acojonante que hicieron los tres majaretas:  Benja, Jorge, Javi), se podía salir nadando sin necesidad de usar la cadena, en la segunda si que había que trepar un poco por las pedaletas allí instaladas (doy fe), pero bueno, el hilillo de agua constante ayudaba a mantener fresco y limpio todo el recorrido.





Por fin y después de verticales muy bonitas (la de la cueva es preciosa), llegamos al último rapel, de 35 metros, casi todo en volado… al llegar y asomarme, juro que me dejó sin habla unos minutos (no, no por la belleza ni la magnificencia del paisaje… que también… sino por que los huevos los tenía en la garganta y no me dejaban articular palabra). El resto fue un durillo retorno al coche por senda empinada.

Comida rápida en el coche y a meterse en otro… así fue, volvimos a tomar camino (esta vez hacia abajo por la carretera) y nos encontramos la cabecera del segundo del día “EL TRASITO”, lo que en principio nos pareció un cauce aceptable de agua, enseguida se lo tragó la tierra, así que hicimos este barranco bastante seco, si bien las pozas estaban llenas, además hacia el final se volvía a acanalar algún aporte y bajamos en agradable compañía de la cantarina agua. No revestía demasiada complicación, aunque el retorno con el peso del equipo mojado, lo vertical que era y de un día a tope de actividad, se hizo bastante duro… merecía una buena cerveza y por la noche fideuá. Se incorporó al grupo Jano, que llegó por la noche desde Burriana listo también para zamparse un buen plato de fideos.

Día 7 de julio… si os parecía poco lo hasta ahora hecho, hoy sábado era el día “tope gama”, se trataba de hacer dos barrancos por la mañana, un rafting por la tarde y una barbacoa por la noche… ¡Qué!... ¿Qué no?... con dos cojones y un palillo, así lo hicimos y así quedará escrito en las crónicas (y si nos lo planteamos nos vamos a correr el encierro). Madrugada y desayuno para volver al mismo valle de ayer, pero esta vez para abordarlo por su vertiente derecha orográfica, así que nos vamos siguiendo las indicaciones de Javi (hoy él no podía venir) para llegar a la población de Escuaín, allí nos tenemos que equipar para bajar al barranco del mismo nombre pero descendiendo por otro menor “EL LUGAR” una buena verticalidad nos esperaba, pero el reto más grande fue soportar la saturación de gente que en él había colgada.

Por si fuera poco, el mogollón, un grupo de novatos franceses con guía se nos cuela por una senda saltándose dos o tres rápeles (para ser novatos iban de espabilaos), esta circunstancia condicionó nuestro ánimo el resto del descenso (hablando en plata: nos puso de una mala hostia…). No se si es casualidad de haber encontrado a unos gilipollas, pero entre lo de este día y lo del “Paso de Mahoma” en el Aneto el año pasado, me da la impresión de que los gabachos no son demasiado solidarios y carecen del “buen rollito” que en la montaña sueles encontrar. En cambio en el mismo descenso, topamos con una familia de belgas enfrente de nosotros que nos parecieron la mar de majos.

Por fin llegamos al pie de este barranco para toparnos con la cabecera del siguiente, era el curso del río Yaga, en su fase de paso por las gargantas de “ESCUAIN”, un precioso cauce rocoso con multitud de saltos y pozas agradables de cristalinas aguas (y fríaaaaassss) donde retozar y pasarlo genial, hay un par de saltos para aguerridos barranqueros de 8 y 14 metros (donde los padres de familia solemos sacar las cuerdas para rapelar…je,je,je).




Si el paisaje había sido magnífico, no menos bonita era la subida por una senda boscosa, preñada de musgo por todas partes, si me dijesen que fue decorado de alguna peli de saga fantástica me lo hubiese creído. En esta senda de brujas dejé parte de los higadillos ya que aquí en Pirineos parece que la belleza es directamente proporcional a la dureza y la subida se hizo compleja.

https://vimeo.com/48258550

De vuelta rápida a Campo… debíamos reponer fuerzas (bocata en el bar) ya que nos esperaba la sorpresa del rafting, una actividad totalmente desconocida para nosotros pero que Javi, con la colaboración de sus colegas de río Willy y Ramón, nos brindaba. Como pardillos nos subimos a lo que yo sabía no iba a ser un mero “paseo en lancha” como se suele decir, son muchos años los que conozco al cabroncete de Javi y tenía el convencimiento que el “hideputa” nos metería en todos los “fregaos” (así fue… doy fe). Pues nada, el resto fue volcar, nadar, agarrarse a la barca cual garrapatas… y pasar un miedo terrible en un rulo de agua que allí llaman el “come hombres”… juro que llevo moraduras hasta en el paladar… ¡Dios! Que bien lo pasamos, la adrenalina nos salía por las orejas. Os adjunto los enlaces de vídeo (lo tuve que partir en dos)
Ráfting ésera 1ª parte: https://vimeo.com/47121439
Ráfting ésera 2ª parte:https://vimeo.com/48245904

Solo restaba el descanso del guerrero, y que mejor que una buena barbacoa en un paraje muy chulo (que no recuerdo el nombre... Espluga, según dice Javi en su comentario) cerquita de Campo con una chimenea y un techado en un bosquecillo de robles enormes donde hicimos cuenta de todas las calorías que habíamos perdido durante el día, a la vez que visionábamos los vídeos en el portátil… una buena dosis de risotadas, si señor…

Día 8 de julio… la madrugada nos hizo reflexionar sobre los excesos, no solo los físicos, sino también los gastronómicos de la noche anterior, los crujidos y los “ayes” de la mañana nos acompañaban a todos, pero era un día espléndido para realizar actividades y no se podía dejar pasar. Poco a poco la gente se iba concienciando de su condición y uno tras otro fueron diciendo “hoy no”, así que los únicos dispuestos fuimos Jorge y yo, la única condición mía fue desayunar algo contundente, y un buen café, así que tras salir del bar, ambos nos fuimos a realizar lo que sería nuestro primer barranco en solitario, como chicos mayores que salían por primera vez a una actividad sin los “masters”. Nuestro objetivo del día era hacer un barranco no demasiado complicado pero a la vez atractivo, y el que pensamos ideal era uno cercano, en la entrada del valle de Benasque, “EL COTORROÑERA”, un barranquito con un buen chorrete de agua y muy bonito, bastante corto, vertical y con una gama de colores que lo hacía magnífico para los sentidos. Allí fuimos los dos “a licenciarnos” y sin ningún problema lo hicimos, fue más complicada la aproximación (por la búsqueda de la cabecera entre prados) que el descenso en sí.



Y terminado este cañón, solo restaba el regreso a casa, nos esperaban 400 kilómetros con el cuerpo magullado y cansado, pero con el alma repleta de nuevas y buenas experiencias, los sentidos excitados por la belleza de los parajes y contentos del buen recibimiento que un año más nos ha dado el Pirineo, gracias en gran parte a los amigos, a la compañía y al buen ambiente que entre nosotros ha primado. Un saludo y agradecimiento muy especial a nuestro querido anfitrión y “master” Javi, y otro a Benja que nos ha enseñado un poquito más (a pesar de sus duras técnicas didácticas, je,je,je…) y que le vaya muy bien estos 3 meses de hacer las Américas.

Saludos.


lunes, 7 de mayo de 2012

TRIO DE BARRANCOS – ALICANTE 2012 (BARRANC DE MELA – L’ESTRET DE LES PENYES – L’INFERN)



4-5-6 de mayo de 2012

Primer fin de semana de mayo y un gran proyecto barranquero en Alacant, nos vamos Benja, Jorge y yo (Loren), desde aquí un recuerdo al amigo Armando que no pudo venir por encontrarse “malito” y que lo hubiese disfrutado seguro.

Viernes 4 por la tarde, partimos los tres a encontrarnos con nuestros anfitriones en Alicante, Chesca y Cristian, que nos reciben en su preciosa casa de Benigembla, un pueblecito del interior de la provincia enclavado en el valle de Pop (aunque lo que nos esperaba era puro Rock & Roll… disculpad el chiste). Tras el recibimiento y la descarga de todo el material nos agasajan con una estupenda cena, que como no, acompañamos con algo de vinito. Tras ello, un merecido descanso.

Sábado 5, tras un buen desayuno, y después de cargar todo el material necesario, emprendemos camino hacia lo que sería nuestro primer destino del día: “El barrac de Mela o de Abdet”, una buena dosis de carretera por unos puertos de montaña que si bien nos revolvían un poco el estómago, también se nos antojaron alucinantes, hay que ver las formaciones rocosas enclavadas en el interior de Alicante… flipantes.

Después de subir el “Coll de Rates” y unas cuaaaaantas curvas más, llegamos a la zona de “Guadalest” y poco después al pueblecito Abdet, allí dejamos los vehículos y nos encontramos con dos compañeros más: Luis y Diana, amigos de nuestros anfitriones. Tras equiparnos los siete para el que sería nuestro primer barranco acuático de la zona, hicimos una corta aproximación a la cabecera y empezamos el descenso. Al principio no nos sorprendió demasiado, a pesar de llevar un buen caudal, los primeros rapeles se nos antojaron muy sencillos, y el barranco como muy de “andar por casa”, no tenía demasiado aliciente ni deportivo no paisajístico… pero ¡ay! que en un momento dado el barranco decide encañonarse en una estrecha garganta, y empieza la diversión, la preciosa formación geológica que el agua ha excavado se convierte en un parque acuático repleto de saltos, toboganes, pasos inundados por los que nadar… en fin nada que ver con lo del principio y que hace que termines con una sensación de haber disfrutado como un chiquillo… resultado: muy bonito y muy divertido.


A medio día, tras despedirnos de Luis y Diana y volviendo sobre nuestros pasos, nos vamos los cinco restantes a otro barranco acuático “L’Estret de les Penyes”, cerca de la población de Bolulla, en este caso hacemos uso para retorno aproximación-retorno de dos vehículos.



Sabiendo que no estaba clara la presencia de demasiada agua, el primer vistazo nos desalienta un poco, ya que bajas a una rambla ancha, pedregosa y seca; andando por su ingrato cauce un rato llegamos al primer resalte: ¡Bingo!, la poza tiene agua, y no está demasiado estancada, veremos que nos depara el resto… ¡Bingazo!... a partir de aquí nos sorprende lo que Benja llama “festival de surgencias”, las paredes son verdaderas fuentes, por todos lados vemos cascadas y salidas de agua, que además y para más deleite… son termales. Si bien el cauce natural no aporta, todo lo que viene por los laterales nos llena de agua otro bonito tajo natural excavado a lo largo de los milenios y que de nuevo y muy parecido al anterior barranco se convierte en una pasada de diversión aderezada por formaciones paisajísticas preciosas para rematar el final con una preciosa cascada que además dio pie a disfrutar de un rato de saltos a una poza enorme y… calentita. Una pasada.








El resto de la tarde fue de retorno y descanso (con poker incluido… Chesca nos desplumó como pardillos), dos barrancos en pocas horas, nos habían dejado un poco agotados, necesitábamos recobrar fuerzas (pizzas…ummmm) ya que el día siguiente era de premio… nos íbamos a enfrentar a un barranco de los que hay que hablar de “usted”… y me atrevería a decir que en ocasiones de “su excelencia”: “El Barranc de l’Infern” 

Domingo 5: madrugón, superdesayuno y tras consultar la climatología, allá que nos vamos. Se nos vuelve a incorporara Diana, que si bien se perdió el segundo barranco, por la noche vino a quedarse en casa de Chesca y Cristian para el reto de hoy, así que éramos 6  los incautos que nos meteríamos en las fauces de semejante bestia.







Esta vez sin neopreno, ya que teníamos claro su carácter seco y que las pozas inundadas tienen pasamanos para evitarlas. Tras una aproximación larga de unos 40 minutos bajando por senda, llegamos a una rambla ancha que te lleva a lo que a mi se me antojó como la boca del infierno… y allí se nos tragó el tajo calizo. Tras un paso con varios rápeles por lo que sería un estrecho “esófago” llegamos al punto complicado, una enorme marmita trampa profunda y con agua estancada en su fondo cual si fuese “jugo gástrico”, allí en ese estómago de la bestia tuvimos un rato de técnica y de cómo estar a punto de desfondarse (doy fe). La única manera de pasar este tramo es por medio de un pasamanos dividido en varias secciones que cuelga de la roca pulida, sin agarres para pies y que sin una buena experiencia y una buena técnica, te agota hasta límites insospechados, el traspaso de los cabos de anclaje en cada sección del pasamanos, se convierte en una tortura y un derroche de fuerza y energía brutal.

Pasada esa “pesada digestión” la bestia ya nos ha convertido en despojos, y recobrando un poco el resuello en pasos estrechos por el “duodenorrrr”, terminamos en el final, en un enoooorme intestino grueso que con su esfínter (paso sifonado cuando lleva agua) nos expulsaría de allí como pequeñas cagarrutas a otro tramo de ensanchamiento y posterior rambla… estábamos digeridos, pero vivos y agotados… es decir l’Infern” nos había hecho “caquita”… Pero ¡QUE BARRANCAZO! Pocas personas tienen el privilegio de ver, sentir y disfrutar la magnificencia que la naturaleza regala de vez en cuando y si no estás allí no te lo imaginas por mucho que te cuenten o lo veas en fotos… y ….¡¡¡¡el CAMET estuvo allí!!!!!


Salir de aquella rambla tampoco era tarea sencilla, solo nos restaba el retorno a los vehículos y esto se hace por una escalera (si, así es) labrada por los moros en tiempos de reconquista que te sube desde el cauce hasta el inicio del periplo, no sé cuantos escalones subimos pero según nuestro seguidor bloguero “Per dalt i per baix” en su magnífica crónica de la circular de este barranco (http://pdipb.blogspot.com.es/2012/03/barranc-de-linfern-una-catedral-de-6873.html), toda la escalera (baja por un lado del barranco y sube por el otro) tiene 6873, así que nosotros nos comimos unos 2000 como mínimo de subida.

Lunes 7 de mayo. 7,30 de la mañana, suena el despertador… no sé si todo ha sido un sueño, estiro el brazo para apagarlo… ¡AY! que agujetas… no, no ha sido un sueño, estoy baldado en cuerpo, pero mi alma está saciada de diversión, naturaleza y buenas compañías… los dolores pasarán pero el recuerdo grato permanecerá.

Un saludo.


miércoles, 18 de abril de 2012

BARRANC DE LA NOGUERETA – 14 DE ABRIL DE 2012




Tras esta frenética actividad barranqueril, y por el éxito de la semana pasada de encontrarnos con el Manzano de aquella guisa, decidimos volver a probar suerte.

La idea era ver como discurría de agua, y si el Manzano no satisfacía nuestras aspiraciones, veríamos como se las gastaba el barranco de “La Noguereta” (o escaleras o el de los árboles, según quien lo nombre). El caso es que el día que nos encontramos tanta agua, unos barranquistas que nos cruzamos nos avisaron que hasta este barranco tan vertical llevaba agua para necesitar neoprenos (por lo cual ellos se retiraban ya que no los habían cogido)


Nos volvimos a asomar a la desembocadura del Manzano al Villahermosa, pero esta vez no discurría ni una gota, así que la opción de repetir se canceló y decidimos emprender el otro.

Sorprendentemente nos encontramos con bastante agua en la cabecera, no la suficiente como para necesitar ponernos los trajes “de baile”, pero si para ir con cuidado en el primer rapel, aun así algo si que nos mojó.

Tras un rato bajando el caos de piedras desde ese primer equipamiento vimos como la tierra se bebía todo rastro de humedad y el resto fue en seco.



Eso sí, no nos defraudó, las vistas de esta fabulosa caída en vertical, como siempre espectaculares, un gusto para los sentidos. Tenía ganas yo de volver al que fue mi primer barranco.

Partícipes: Armando, Benja, Jorge, y este que suscribe (Loren)

saludos





jueves, 12 de abril de 2012

LA “CHAMBÁ” DEL CENTENAR AL MANZANO – 7 DE ABRIL DE 2012 (LA NATURALEZA CAPRICHOSA)



Tras quedarnos con las ganas de agua del día anterior (Barranco del Lobo), decidimos coger los neoprenos en serio para darnos un buen remojón en Zucaina, concretamente en el Barranco del Centenar. Se supone que este es de los primeros que coge agua con las lluvias, y días antes había caído algo.

Llegamos con dos vehículos a la salida del barranco para dejar uno de ellos, y por precaución nos acercamos a ver el caudal en la última cascada… Oh sorpresa… seco como la mojama, ni la poza final tenía una solo gota.

Cautivos por el desánimo, decidimos al menos homenajearnos con un almuerzo en el “Solsona” de Ludiente y allí que nos comimos unos buenos bocatas. El río Villahermosa evidentemente seco también.



 Aquí terminaría la crónica si no fuese porque al irnos y pasar frente la desembocadura del Barranco del Manzano, a Benja se le ocurrió mirar y ver como éste desaguaba a base de bien ¿Cómo era posible? ¿cómo un barranco que necesita bastante más régimen pluviométrico que otros (como el Centenar) lleve agua y la suficiente para llegar a tributarla al cauce del Villahermosa?

Así que a pesar de la hora, nos dimos la vuelta y a resolver ese misterio. Dejando un vehículo de regreso en la carretera, con el otro nos subimos a la cabecera y allí tras equiparnos debidamente con el neopreno nos metimos en el cauce que bajaba alegre como pocos días al año lo hace. Pensamos que debe ser algún acuífero que esté recibiendo el deshielo de otras zonas (Penyagolosa o tal vez Valdelinares…) además, fría estaba de cojones. El caso es que hay que estar pendientes para otros años por estas fechas si vuelve a cargar agua sin necesidad de grandes precipitaciones.

Agua había para aburrir, de hecho llegaba con movimiento hasta su llegada al Villahermosa (eso sí, una vez allí desaparecía debajo de la grava). Los que conozcan el barranco pueden saber que para que se de la circunstancia de verlo desaguar, es porque baja más que contento.

Como muestra un botón, solo hay que ver, admirar y envidiar las fotos que hicimos.

Saludos







AL LOBO NO TEMEMOS... (ni con lluvia)





6 de abril de 2012...Viernes de pasión y al Lobo a hacer penitencia un rato. Allá nos vamos Jorge, el Negri, Benja y Loren (yo) a hacer un poco de práctica.

Con una amenaza constante de lluvia que se materializó prácticamente en todo el recorrido (incluso hubo que refugiarse durante un momento en un abrigo de roca para evitar una ligera granizada)  estuvimos en este barranco haciendo prácticas de descenso con alguna desviación de rapel (más o menos afortunada) y evitando en lo posible las pozas inundadas, que creíamos que nos daría más problemas, incluso llevábamos en las sacas los neoprenos por si acaso (al final no hizo falta).

La mojadita no vino de las pozas, sino directamente de la lluvia constante, al parecer y a pesar de unos buenos chaparrones en días anteriores, la sequía había dejado demasiado “tiesos” los acuíferos como para que este barranco tan vertical y habitualmente tan seco, cargara algo de agua, los hilillos que discurrían por la roca se los tragaba la tierra como una esponja.

Un buen día para practicar y para probar las botas de barrancos en mojado… y un frío que pelaba…

miércoles, 14 de marzo de 2012

INTERCOMARCAL 2012

26 de febrero. PR de las Masías (versión acortada)

De nuevo me niego a nombrar a todos los que estuvimos en esta caminata… más que nada porque éramos 94 personas…:-)

Si… lo oído, 94 personas, y es que los promotores de esta idea demostraron un gran poder de reunión y allí apareció gente de diversos centros excursionistas de la provincia (Vila-Real como promotores, Nules, Benicassim, Castelló, Alqueríes… y como no El Tormo como anfitriones).

Extraordinaria la organización, en todo momento estuvo controlada la gran serpiente multicolor que subía por aquellos caminos, no hubo cruce en el que algún organizador no estuviese controlando que nadie se perdiese, tenían personal en cabeza, medio y por supuesto en cola, todo ello con comunicación constante con walkie… en fin, desde aquí mi más sincera enhorabuena.

El camino, como comento, fue nuestro conocido PR pero se adaptó un poco a la gran afluencia, con lo cual se eliminaron tramos que si bien son de gran belleza, revisten cierta dificultad, y para tanta gente seguro que se hubiese relajado el ritmo y nos hubiésemos encontrado con algún “cuello de botella” que otro.
El almuerzo se realizó en el pueblo, previo a la salida, y Juanito tuvo el bar al querer para ser un domingo y a esas horas; posteriormente tras una charla de bienvenida y reconocimiento, se dio la salida y caminamos la gran subida al “Navarro” donde descansamos un poco, (aquí en este tramo se obvió el paso por las crestas, como he comentado por su dificultad).
La comida se realizó en “Los Mores” donde la gente que no lo conocía se sorprendió por ver un grupo numeroso de masías en ese confín del mundo. La vuelta se realizó pasando por “La Venta” con una visita rápida opcional a “El Cabezo”, magnífica masía representativa de la construcción Bioclimática que ya entonces se utilizaba (encarada al sur, protegida del norte, grandes árboles de hoja caduca en su frontal para dar sombra en verano, aunque hoy en día estén muertos…). Y por fin la bajada por el camino real hasta la balsa de “El Jupillo” donde enlazamos con la SL circular de “La Muela” en su vertiente de regreso.
Solo restaba el ágape en el garaje de Josep y Regi donde volaron las cocas y las botellitas de mistela, una gran rúbrica para una gran salida.
Au… cacau…

jueves, 12 de enero de 2012

El Manzano (por segunda vez en pocas semanas)


Fecha 27 de noviembre de 2011



Después  de una buena gota fría, no hay nada mejor que meterse en el barranco del Manzano a ver que se gasta por ahí. Ya habían pasado algunos días, pero los acuíferos seguían filtrando agua al cauce, no obstante las cascadas principales ya no manaban como hubiese sido deseable; se notaba que la semana anterior aquello habría ido a base de bien. Aun así, las pozas seguían llenas y el agua estaba clara y transparente, todavía no había empezado su “corrupción”

La mañana era fría (3º aprox) y nos reunimos en el aparcamiento de abajo (allí vimos que el Villahermosa también cargaba agua): Enrique, Mino, Amparo, Armando, Jose María, Benja y Loren (yo), y desafiando a las normas de tráfico tuvimos que dejar un coche allí y con el otro subir los ocho  hasta la cabecera.

Si la mañana era fría, ni que deciros como estaba el agua del barranco, desde luego os aseguro que las pozas no invitaban mucho a “esplayarse” en ellas. En la espera a la bajada del rapel de 35 metros la verdad es que pasamos bastante frío hasta que el solete (mi tocayo) empezó a asomar por encima de las peñas.

En poco menos de un mes lo hemos visto seco y esta vez con algo de agua, ya solo falta verlo con una buena corriente que  de pie a disfrutarlo de verdad.

El rapel principal (el de 35 metretes) en su línea, ofreciendo tensión.

Todo bien y la llegada sin percances que es lo importante.

lunes, 14 de noviembre de 2011

BARRANCO “LES CALÇAES” 5 DE NOVIEMBRE DE 2011






Saliendo de Argelita en dirección a Lucena, se encuentra este enclave llamado “Barranc de les calçaes” en una zona de agrestes tajos en la roca (en la zona hay unos cuantos más por descubrir).

El viernes por la noche me llamó Javi para ir a la zona, había quedado con Benja pero para otras tareas, se trataba de ver en que estado se encontraba uno de esos barrancos vecinos, pero ante mi inesperada aparición y que todo el equipo lo tenía que recoger en el Tormo, no daba demasiado tiempo como para “hacer experimentos”, así que la decisión fue meterse en terreno conocido  y dejar la aventura para momentos mejores.

Muy sensatamente Benja propuso ir a les Calçaes y muy acertadamente hubo unanimidad en dicha decisión. El barranco (seco en ese momento, y por lo visto muy raramente con agua como para disfrutar) estuvo muy bien, me recuerda mucho al Lobo, y nos sirvió para practicar cosas que a mi me van muy bien; el bloqueo, como se polea a una persona, rapel lateral, etc... cosas interesantes y que supone técnicas a conocer.

Dejamos el coche en el “Mas de la Lloma” (creo) y en diez minutitos de aproximación nos habíamos adentrado en el cauce seco.

Las vistas son una pasada, teniendo en cuenta que la pendiente está orientada hacia La Plana y en bastantes momentos estás “montañeando” mirando al mar, además el día era claro y se divisaba perfectamente el horizonte con las Islas Columbretes al fondo... una pasada.

A la belleza del barranco en si y a las vistas privilegiadas, se le añadió poder disfrutar de una representación de la fauna autóctona, perdices, buitres y una familia numerosa de cabras que nos vigilaban desde los altos riscos.

La vuelta al coche se hizo durita por la subida para el regreso, si bien, se compensa con una preciosa senda empedrada de regreso que te eleva sobre los 700 metros donde las vistas que antes he mencionado se convierten  en un espectáculo.

Un barranco más que hemos hecho y algunos hemos podido conocer... un placer.

Saludos,
Loren

(pido disculpas por las fotos, están hechas con el móvil... y un poco sucio)

BARRANCO EL MANZANO 29 DE OCTUBRE 2011






Sabidas eran mis ganas por este barranco, y con las lluvias de la última semana, presagiaba algo bueno, así que un grupo de El Tormo (Benja, José María “el Negri”, y yo mismo) salimos para encontrarnos con otro grupo que subía de Burriana y que en principio esperábamos más numeroso (al final eran dos, Javi y Jano).

Entre las esperas a unos, los otros que llegaban, el “almorsarot” en Ludiente, la aproximación con coche, la bajada a la cabecera, etc...nos metíamos en el barranco a las 12 del medio día (hora de rics).

Mi gozo en un pozo, el barranco seco como la mojama, la lluvia no había hecho ni la menor mella en él... y como de algo hay que consolarse, al menos no nos tuvimos que "calzar” los neoprenos y con ropa “civil” pudimos hacerlo entero.

Nos vino muy bien una poza de esas que pretende que te mojes solo pa joder, para practicar un rapel guiado donde nos divertimos bastante, practicamos cosas nuevas y echamos unas buenas risas con el penduleo del negri (ver vídeo adjunto).

Cuando la cosa se convirtió en otro rapel (seco pero de 35 metros) las risas (las mías) se convirtieron en canguelillo... Joder la impresión que da engancharse el descensor a esa altura y en esa posción... pero bien, no hay mal que dure cien años y una vez en camino de descenso la cosa se convierte en una anécdota de altura más.

El resto fue chulo y rápido, salvo que la lluvia nos visitó y no por el riesgo de estar en un barranco con lluvia (hubiese hecho falta bastante más para alimentar tanta sequía) sino porque las rocas se mojaron lo suficiente para ir con un poco más de cuidado y no dejarse las costillas de un resbalón.

Saludos,
Loren

video

EXCURSION A LA MAIMONA (MONTANEJOS)





8 de agosto según la información de las fotos, una expedición numerosa de El Tormo nos vamos a pasar la mañanita en el famoso barranco de Montanejos. Y digo numeroso y nutrido grupo porque éramos nada más y nada menos que 12+1 persona (no es que a alguien lo considere especial, es por la “triscadecafobia”). Como podéis comprender, me niego a nombrarlos a todos.

El recorrido fue haciendo la aproximación desde Montanejos por el PR7, subiendo a la parte alta de la vertiente derecha orográfica del barranco desde donde todos pudimos disfrutar de las maravillosas y vertiginosas vistas que ofrece el camino, luego nos desviamos por el PR que enlaza y baja hasta la cabecera, allí repusimos fuerzas con nuestros merecidos bocatas, neopreno (quien lo llevara) y al agua patos.

El barranco en su línea, divertido y disfrutón, aunque un poco escaso de agua, sobre todo en la última zona de los estrechos, totalmente seco.

En fin... un buen día, una agradable compañía con gente del pueblo que en pocas ocasiones se apunta a estas actividades y a hacer algo de ejercicio... que todo cuenta... ¿o no?

Chic@s, el resto de fotos los podéis ver y descargar en el album ampliado (a la derecha veréis el enlace)

Saludos,
Loren 

domingo, 13 de noviembre de 2011

VERANO CON NIÑOS


Tras el parón veraniego al que el rigor del clima “Altomijareño” nos obliga, solo destacar alguna pequeña salida con niños para inculcar ese gusanillo que nos corroe por dentro para amar la montaña. Cabe destacar la subida a La Muela, donde los chiquillos se portaron como verdaderas cabritas subiendo y posteriormente bajando (evidentemente) por esas laderas pedregosas en las que debimos tener mil ojos para que no dieran un traspiés y bajaran “por la vía rápida”.

Otra actividad con ellos fue la ruta de los estrechos en Montanejos, solo la mitad, desde el pueblo hasta el Chorro, donde habíamos dejado vehículos para la vuelta. Se lo pasaron en grande, al principio alguna protesta, pero con el descansito y avituallamiento del almuerzo, y con la llegada divertidísima al Chorro, se les pasó todo y disfrutaron como niños (que lo eran) con el remojón.

A ver si con la llegada del otoño nos calzamos de nuevo las botas y le echamos vigor al asunto, que las pipas y las cervezas de este verano se me han alojado en la panza y poca intención tienen de irse.


miércoles, 6 de julio de 2011

4ª CRONICA PIRINEO 2011, ASCENSIÓN AL ANETO (2ª PARTE)





Día 2 de julio, el despertador nos canta a las 6 de la mañana, entre desayunar y recoger campamento, nos ponemos en marcha una hora más tarde.

Bordeando el Ibón y tras un pequeño contacto con el hielo del glaciar, empezamos a ascender por un lomo pedregoso, se me antoja la espalda de un dragón gigantesco, es la morrena lateral derecha (orográfica) del glaciar de Coronas. Grandes bloques de granito parecen las lágrimas petreas derramadas por el gigante Aneto por cuya espalda nos movemos desafiandolo. Al final de este camino tortuoso y empezando ya la nieve, no hay más remedio que calzarse crampones y sacar el piolet de la mochila, una nueva experiencia para casi todo el grupo. Ahora la subida ya es por hielo-nieve, la verdad es que los pinchos que llevamos en los pies, dan bastante seguridad, de no ser por ellos, la subida (que cada vez es más empinada) sería harto dificultosa.

Por fin llegamos al collado (3200 metros aprox), aunque nos toca trepar un tramo con mucha piedra suelta y un poco peligroso, este paso une los dos glaciares, el de Coronas y el de Aneto y lo hacemos con los crampones puestos, ya que enseguida tomamos contacto con las nieves del segundo. Ahora nos unimos a la subida habitual de miles de turistas, la suerte es que nuestro madrugón haga que todavía no esté muy masificado el camino a la cumbre.

Después de un buen trecho por nieve, llegamos a la cima anterior, allí dejamos las mochilas algunos para disponernos a cruzar el “paso de Mahoma”, un estrecho desfiladero de bloques planos por el que hay que cruzar para llegar a la cumbre, con dos patios a ambos lados que dan bastante respeto (que cojones, en mi caso la palabra fue “canguelo”). Como todavía no había llegado demasiada gente, pronto nos toca el turno de cruzarlo (habéis oído bien, hay que guardar turno para no cruzarse los que van con los que vienen). Pegados a nosotros se juntan unos franceses encordados que se la trae floja lo de los turnos y no respetan que hay gente esperando para volver, en fin “alonsenfantsdelapatriehijosdeputa” como diría Pérez Reverte.

Y llegamos… si señores… misión cumplida, estamos en la cruz, en la cima del segundo monte de la península, a 3404 metros sobre el nivel del mar. Alegría máxima, fotos, abrazos… (cagüenlaleche que hay que volver y pasar otra vez por el pasomahoma de los cojones). Pasamos el estrecho, no sin dificultades, otros “Gabachés” deciden colarse a todo dios y cruzarse con nosotros en el medio del “mahoma”, el amigo Benja los envía a la “merde”, si quieren matarse que lo hagan solos, pero que no toquen los “oeufs”. Pasado el trago, recuperamos las mochilas y las fuerzas, ya que nos jalamos un almuerzo a 3400 metros a base de fiambres y queso, lástima nuestra querida bota de vino (pero solo faltaba cargar con ella… en El Tormo está mejor)… una vista al paso de Mahoma en hora punta, nos pone los pelos como escarpias, el embotellamiento es asombroso, menos mal que ya hemos regresado, no me extraña el mito de que el Aneto se cobre un tributo humano al año, se hacen verdaderas barbaridades.

¡Ay amigos!, nos faltaba bajar… que no era poco. Y fieles a nuestras costumbres, tampoco queremos hacerlo por donde todo el mundo (Renclusa), sino por medio del glaciar Aneto buscando bajar al “pla de Aigualluts”. El comienzo fue apasionante, íbamos a cruzar todo el glaciar con crampones y piolet para buscar un ramal hasta topar con la morrena frontal, empezamos la andadura (si, esa es la palabra… anda-dura), a los diez minutos todo seguía siendo bonito, a la media hora ya no gustaba tanto, a la hora de pisar nieve nos cagábamos en la madre que parió al glaciar y a su p.m.

Por fin terminó la nieve, y topamos con el caos de piedra de la morrena, lo mismo: los primeros diez minutos, “que chulo, parece un paisaje lunar”,… a la media hora “joder con las piedrecitas”… a la hora de saltar como cabras de pedrusco en pedrusco “la p. madre que parió a la morrena y a su almorrana”.

Pero como todo acaba, también las piedras terminaron, y comenzó una senda de tierra muy bien marcada, con hierbecita y flores alrededor, pero empinada hacia abajo en picado como un camino al infierno: diez primeros minutos “ta chula la senda… que bonito el arroyo… mira que flores y que helechos tan curiosos…” a la media hora: “jodida sendita… mis piernas no me responden”… a la hora: “ostia con la puta senda, dónde carajo está el valle… hasta los huevos de bajar… ¡Dios mis cuádriceps!”

Y POR FIN (ahora sí) llegamos al valle, al “Plá de Aigualluts”, un fantástico prado cruzado por un río de aguas cristalinas con una cascada preciosa, y lo más curioso, poco después de la cascada, el río es engullido por una sima y desaparece contra una pared, como por arte de magia, se hizo un estudio echando un tinte al agua para ver dónde aparecía, y resurge en “La Vall D’Aràn” cruzando toda una sierra por el subsuelo… flipante.


Al llegar al mencionado río, hubo que descalzarse para vadearlo, el agua mordía de frío, pero la verdad es que recompuso un poco nuestras maltrechas piernas, la bajada nos había pasado bastante factura (bueno, y la subida de la mañana y la del día anterior, y los barrancos de los dos días precedentes… en fin un buen trote)

Solo nos restaba un agradable paseo por senda llana hasta “La Besurta” donde nos bebimos la cerveza más buena del mundo (no sé que marca era, y nos la bebimos en vaso de plástico, pero juro que fue la mejor cerveza de mi vida). Poco más tarde nos recogió el autobús que nos llevaría a Benasque y el resto fue una buena ducha, una barbacoa espectacular y un “pedete” considerable… Nos lo merecíamos.

video