"Si piensas que la aventura es arriesgada, prueba la rutina... es mortal"

Pablo Coelho

lunes, 14 de noviembre de 2011

BARRANCO “LES CALÇAES” 5 DE NOVIEMBRE DE 2011






Saliendo de Argelita en dirección a Lucena, se encuentra este enclave llamado “Barranc de les calçaes” en una zona de agrestes tajos en la roca (en la zona hay unos cuantos más por descubrir).

El viernes por la noche me llamó Javi para ir a la zona, había quedado con Benja pero para otras tareas, se trataba de ver en que estado se encontraba uno de esos barrancos vecinos, pero ante mi inesperada aparición y que todo el equipo lo tenía que recoger en el Tormo, no daba demasiado tiempo como para “hacer experimentos”, así que la decisión fue meterse en terreno conocido  y dejar la aventura para momentos mejores.

Muy sensatamente Benja propuso ir a les Calçaes y muy acertadamente hubo unanimidad en dicha decisión. El barranco (seco en ese momento, y por lo visto muy raramente con agua como para disfrutar) estuvo muy bien, me recuerda mucho al Lobo, y nos sirvió para practicar cosas que a mi me van muy bien; el bloqueo, como se polea a una persona, rapel lateral, etc... cosas interesantes y que supone técnicas a conocer.

Dejamos el coche en el “Mas de la Lloma” (creo) y en diez minutitos de aproximación nos habíamos adentrado en el cauce seco.

Las vistas son una pasada, teniendo en cuenta que la pendiente está orientada hacia La Plana y en bastantes momentos estás “montañeando” mirando al mar, además el día era claro y se divisaba perfectamente el horizonte con las Islas Columbretes al fondo... una pasada.

A la belleza del barranco en si y a las vistas privilegiadas, se le añadió poder disfrutar de una representación de la fauna autóctona, perdices, buitres y una familia numerosa de cabras que nos vigilaban desde los altos riscos.

La vuelta al coche se hizo durita por la subida para el regreso, si bien, se compensa con una preciosa senda empedrada de regreso que te eleva sobre los 700 metros donde las vistas que antes he mencionado se convierten  en un espectáculo.

Un barranco más que hemos hecho y algunos hemos podido conocer... un placer.

Saludos,
Loren

(pido disculpas por las fotos, están hechas con el móvil... y un poco sucio)

BARRANCO EL MANZANO 29 DE OCTUBRE 2011






Sabidas eran mis ganas por este barranco, y con las lluvias de la última semana, presagiaba algo bueno, así que un grupo de El Tormo (Benja, José María “el Negri”, y yo mismo) salimos para encontrarnos con otro grupo que subía de Burriana y que en principio esperábamos más numeroso (al final eran dos, Javi y Jano).

Entre las esperas a unos, los otros que llegaban, el “almorsarot” en Ludiente, la aproximación con coche, la bajada a la cabecera, etc...nos metíamos en el barranco a las 12 del medio día (hora de rics).

Mi gozo en un pozo, el barranco seco como la mojama, la lluvia no había hecho ni la menor mella en él... y como de algo hay que consolarse, al menos no nos tuvimos que "calzar” los neoprenos y con ropa “civil” pudimos hacerlo entero.

Nos vino muy bien una poza de esas que pretende que te mojes solo pa joder, para practicar un rapel guiado donde nos divertimos bastante, practicamos cosas nuevas y echamos unas buenas risas con el penduleo del negri (ver vídeo adjunto).

Cuando la cosa se convirtió en otro rapel (seco pero de 35 metros) las risas (las mías) se convirtieron en canguelillo... Joder la impresión que da engancharse el descensor a esa altura y en esa posción... pero bien, no hay mal que dure cien años y una vez en camino de descenso la cosa se convierte en una anécdota de altura más.

El resto fue chulo y rápido, salvo que la lluvia nos visitó y no por el riesgo de estar en un barranco con lluvia (hubiese hecho falta bastante más para alimentar tanta sequía) sino porque las rocas se mojaron lo suficiente para ir con un poco más de cuidado y no dejarse las costillas de un resbalón.

Saludos,
Loren

video

EXCURSION A LA MAIMONA (MONTANEJOS)





8 de agosto según la información de las fotos, una expedición numerosa de El Tormo nos vamos a pasar la mañanita en el famoso barranco de Montanejos. Y digo numeroso y nutrido grupo porque éramos nada más y nada menos que 12+1 persona (no es que a alguien lo considere especial, es por la “triscadecafobia”). Como podéis comprender, me niego a nombrarlos a todos.

El recorrido fue haciendo la aproximación desde Montanejos por el PR7, subiendo a la parte alta de la vertiente derecha orográfica del barranco desde donde todos pudimos disfrutar de las maravillosas y vertiginosas vistas que ofrece el camino, luego nos desviamos por el PR que enlaza y baja hasta la cabecera, allí repusimos fuerzas con nuestros merecidos bocatas, neopreno (quien lo llevara) y al agua patos.

El barranco en su línea, divertido y disfrutón, aunque un poco escaso de agua, sobre todo en la última zona de los estrechos, totalmente seco.

En fin... un buen día, una agradable compañía con gente del pueblo que en pocas ocasiones se apunta a estas actividades y a hacer algo de ejercicio... que todo cuenta... ¿o no?

Chic@s, el resto de fotos los podéis ver y descargar en el album ampliado (a la derecha veréis el enlace)

Saludos,
Loren 

domingo, 13 de noviembre de 2011

VERANO CON NIÑOS


Tras el parón veraniego al que el rigor del clima “Altomijareño” nos obliga, solo destacar alguna pequeña salida con niños para inculcar ese gusanillo que nos corroe por dentro para amar la montaña. Cabe destacar la subida a La Muela, donde los chiquillos se portaron como verdaderas cabritas subiendo y posteriormente bajando (evidentemente) por esas laderas pedregosas en las que debimos tener mil ojos para que no dieran un traspiés y bajaran “por la vía rápida”.

Otra actividad con ellos fue la ruta de los estrechos en Montanejos, solo la mitad, desde el pueblo hasta el Chorro, donde habíamos dejado vehículos para la vuelta. Se lo pasaron en grande, al principio alguna protesta, pero con el descansito y avituallamiento del almuerzo, y con la llegada divertidísima al Chorro, se les pasó todo y disfrutaron como niños (que lo eran) con el remojón.

A ver si con la llegada del otoño nos calzamos de nuevo las botas y le echamos vigor al asunto, que las pipas y las cervezas de este verano se me han alojado en la panza y poca intención tienen de irse.


miércoles, 6 de julio de 2011

4ª CRONICA PIRINEO 2011, ASCENSIÓN AL ANETO (2ª PARTE)





Día 2 de julio, el despertador nos canta a las 6 de la mañana, entre desayunar y recoger campamento, nos ponemos en marcha una hora más tarde.

Bordeando el Ibón y tras un pequeño contacto con el hielo del glaciar, empezamos a ascender por un lomo pedregoso, se me antoja la espalda de un dragón gigantesco, es la morrena lateral derecha (orográfica) del glaciar de Coronas. Grandes bloques de granito parecen las lágrimas petreas derramadas por el gigante Aneto por cuya espalda nos movemos desafiandolo. Al final de este camino tortuoso y empezando ya la nieve, no hay más remedio que calzarse crampones y sacar el piolet de la mochila, una nueva experiencia para casi todo el grupo. Ahora la subida ya es por hielo-nieve, la verdad es que los pinchos que llevamos en los pies, dan bastante seguridad, de no ser por ellos, la subida (que cada vez es más empinada) sería harto dificultosa.

Por fin llegamos al collado (3200 metros aprox), aunque nos toca trepar un tramo con mucha piedra suelta y un poco peligroso, este paso une los dos glaciares, el de Coronas y el de Aneto y lo hacemos con los crampones puestos, ya que enseguida tomamos contacto con las nieves del segundo. Ahora nos unimos a la subida habitual de miles de turistas, la suerte es que nuestro madrugón haga que todavía no esté muy masificado el camino a la cumbre.

Después de un buen trecho por nieve, llegamos a la cima anterior, allí dejamos las mochilas algunos para disponernos a cruzar el “paso de Mahoma”, un estrecho desfiladero de bloques planos por el que hay que cruzar para llegar a la cumbre, con dos patios a ambos lados que dan bastante respeto (que cojones, en mi caso la palabra fue “canguelo”). Como todavía no había llegado demasiada gente, pronto nos toca el turno de cruzarlo (habéis oído bien, hay que guardar turno para no cruzarse los que van con los que vienen). Pegados a nosotros se juntan unos franceses encordados que se la trae floja lo de los turnos y no respetan que hay gente esperando para volver, en fin “alonsenfantsdelapatriehijosdeputa” como diría Pérez Reverte.

Y llegamos… si señores… misión cumplida, estamos en la cruz, en la cima del segundo monte de la península, a 3404 metros sobre el nivel del mar. Alegría máxima, fotos, abrazos… (cagüenlaleche que hay que volver y pasar otra vez por el pasomahoma de los cojones). Pasamos el estrecho, no sin dificultades, otros “Gabachés” deciden colarse a todo dios y cruzarse con nosotros en el medio del “mahoma”, el amigo Benja los envía a la “merde”, si quieren matarse que lo hagan solos, pero que no toquen los “oeufs”. Pasado el trago, recuperamos las mochilas y las fuerzas, ya que nos jalamos un almuerzo a 3400 metros a base de fiambres y queso, lástima nuestra querida bota de vino (pero solo faltaba cargar con ella… en El Tormo está mejor)… una vista al paso de Mahoma en hora punta, nos pone los pelos como escarpias, el embotellamiento es asombroso, menos mal que ya hemos regresado, no me extraña el mito de que el Aneto se cobre un tributo humano al año, se hacen verdaderas barbaridades.

¡Ay amigos!, nos faltaba bajar… que no era poco. Y fieles a nuestras costumbres, tampoco queremos hacerlo por donde todo el mundo (Renclusa), sino por medio del glaciar Aneto buscando bajar al “pla de Aigualluts”. El comienzo fue apasionante, íbamos a cruzar todo el glaciar con crampones y piolet para buscar un ramal hasta topar con la morrena frontal, empezamos la andadura (si, esa es la palabra… anda-dura), a los diez minutos todo seguía siendo bonito, a la media hora ya no gustaba tanto, a la hora de pisar nieve nos cagábamos en la madre que parió al glaciar y a su p.m.

Por fin terminó la nieve, y topamos con el caos de piedra de la morrena, lo mismo: los primeros diez minutos, “que chulo, parece un paisaje lunar”,… a la media hora “joder con las piedrecitas”… a la hora de saltar como cabras de pedrusco en pedrusco “la p. madre que parió a la morrena y a su almorrana”.

Pero como todo acaba, también las piedras terminaron, y comenzó una senda de tierra muy bien marcada, con hierbecita y flores alrededor, pero empinada hacia abajo en picado como un camino al infierno: diez primeros minutos “ta chula la senda… que bonito el arroyo… mira que flores y que helechos tan curiosos…” a la media hora: “jodida sendita… mis piernas no me responden”… a la hora: “ostia con la puta senda, dónde carajo está el valle… hasta los huevos de bajar… ¡Dios mis cuádriceps!”

Y POR FIN (ahora sí) llegamos al valle, al “Plá de Aigualluts”, un fantástico prado cruzado por un río de aguas cristalinas con una cascada preciosa, y lo más curioso, poco después de la cascada, el río es engullido por una sima y desaparece contra una pared, como por arte de magia, se hizo un estudio echando un tinte al agua para ver dónde aparecía, y resurge en “La Vall D’Aràn” cruzando toda una sierra por el subsuelo… flipante.


Al llegar al mencionado río, hubo que descalzarse para vadearlo, el agua mordía de frío, pero la verdad es que recompuso un poco nuestras maltrechas piernas, la bajada nos había pasado bastante factura (bueno, y la subida de la mañana y la del día anterior, y los barrancos de los dos días precedentes… en fin un buen trote)

Solo nos restaba un agradable paseo por senda llana hasta “La Besurta” donde nos bebimos la cerveza más buena del mundo (no sé que marca era, y nos la bebimos en vaso de plástico, pero juro que fue la mejor cerveza de mi vida). Poco más tarde nos recogió el autobús que nos llevaría a Benasque y el resto fue una buena ducha, una barbacoa espectacular y un “pedete” considerable… Nos lo merecíamos.

video

3ª CRÓNICA PIRINEO 2011, ASCENSIÓN AL ANETO (1ª PARTE)




Día 1 de julio de 2011, una nueva aventura nos aguarda, la ascensión al aneto por la vertiente del glaciar de Coronas, un recorrido un poco más complicado que el usado habitualmente (Renclusa) y por supuesto bastante menos concurrido como más tarde descubriremos.


1er día, el plan es subir con el “autobús del cielo” desde Benasque hasta el refugio de Vallibierna (o coronas) y de allí subir andando hasta el Ibón mayor de Coronas, debajo del glaciar del mismo nombre donde haremos noche.


Tras la clavada de 12 euros por el viajecito (y si no te gusta te pateas una pista de 9 km empinada como un poste) y procurando disfrutar del paisaje de subida por lo que parece el “Karakorum highway”, debo reconocer que yo no lo disfruté mucho y no me apetecía mirar por las ventanillas que daban al abismo. Llegamos al refugio donde nos deja el bus, nos calamos las mochilas y emprendemos la subida hasta el próximo hito de descanso, es el primer Ibón (o lago) de Coronas, el inferior. La senda es preciosa, vamos siguiendo un arroyo alegre que viene precisamente de las aguas que el glaciar decanta en este primer lago que encontraremos, eso sí el caminito es duro, hay un gran desnivel en muy poco recorrido (aprox 800 metros), pero bueno, el paisaje invita a relajarse y metiendo la primera marcha al “Barreiros” vamos subiendo poquito a poquito por un camino del que solo esperas que te aparezca Heidi (No, desnuda no... no seáis tan enfermos).



Al llegar al Ibón inferior (precioso por cierto), la cosa cambia, se acaba el bosque y el paisaje se empieza a hacer más pedregoso, grandes rocas de granito nos dan la bienvenida y nos avisan de que el gran gigante está cerca. Tras un descansito y un avituallamiento energético, nos dirigimos por este camino más tortuoso hacia el Ibón medio, parece que va a aparecer después de cada repecho, pero nunca aparece o por lo menos esa es la sensación. Por fin se muestra, ya parecía que no ocurriría, ya se ve hielo remojando directamente con el lago, el aire se enfría y el cuerpo recalentado por la marcha lo agradece, hay que abrigarse.


El tercer Ibón o superior, no tarda mucho, este tramo desde el intermedio no es tan largo, eso sí, igual de empinado, pero con mucha alegría y con la vista (POR FIN) del pico del Aneto, los ánimos son diferentes, se acerca el merecido descanso. Una gran casi-explanada nos espera en ella hay algún aguerrido excursionista que como nosotros ha decidido el ascenso por esta vertiente, pero no son muchos. Pronto nos instalamos y rehacemos las explanadas de vivac, construyendo muretes alrededor para protegernos del viento, en una plantamos dos tiendas para Armando y Jorge, pero Cristian, Benja y yo, decidimos construirnos una “habitación con vistas” directamente al lago, al glaciar, al pico y a las estrellas. Allí cenaremos y descansaremos que llevamos dos días de barrancos y el de hoy de ascensión… merecido descanso, doy fe. Una cenita a base de sopa caliente y un cambio rápido de ropa reconforta nuestros cuerpos y el sueño posterior, nuestras almas.


2ª CRÓNICA PIRINEO 2011, BARRANCO BARBARUENS













30 de junio

Después de la experiencia adquirida en el día anterior con el Liri, para el segundo día decidimos una empresa similar, ir a Barbaruens a bajar el barranco con el mismo nombre, esta vez vamos solo los recién llegados, ya que Javi trabaja hoy en el río.

Este barranco difiere en el anterior en su tecnicidad, a diferencia del Liri, éste no requiere tanto equipamiento de cuerda, y se basa más en los saltos, toboganes, etc. Es decir, nos vamos a un parque acuático pero con el agua fría de rabiar, con bastante más potencia de chorro y sin xatis en bikini tostando sus cuerpos al sol (algún maromo forrao de neopreno si que vimos, pero xatis ná de ná...)

Empezamos la aproximación, que dura aproximadamente una hora y media y en todo su recorrido de subida; lo que así contado parece duro, (que lo es) se ve recompensado por una de las sendas más bonitas que os podáis imaginar; el segundo “treking en calçotets” discurre por un pasillo umbrío con una vegetación pirenaica que quita el sentido: robles, arces, boj, helechos, musgo, y unos “peazo” de haya con troncos que no abarcan dos personas (donde estén nuestros queridísimos pinitos, tollagas y coscojas...)

Llegamos a la cabecera y nos encontramos a un grupo de personas que se disponen a bajarlo, son tres guías con una treintena aproximadamente de “militronchis”, así que para no topar con ellos, decidimos tomar las cosas con calma, almorzar y dejarles avanzar por delante.

Una vez empezado el barranco, pues os recomiendo ver las fotos, las imágenes os darán más idea de lo que allí disfrutamos, como digo: 3 horas de saltos, toboganes, algún rapelillo opcional, y en fin muuuucha diversión.

1ª CRÓNICA PIRINEOS 2011- BARRANCO DE LIRI








Llegada y Barranco de Liri (¿Ramastué… cloaca de Liri?)

Miércoles 29 de junio de 2011, Sant Pere, por fin llega el momento y la organización de una escapada al “Piri” cobra realidad y se materializa.

Integrantes: Armando, Benja, Cristian, Jorge y Loren (yo), allí en el destino nos espera nuestro anfitrión Javi, que desde aquí le mando un afectuoso abrazo y agradecimientos mil por dejarnos "okupar" su apartamento (y bebernos su cerveza).

Después de unas horas de viaje llegamos a Campo y por la carretera ya vemos a Javi que sale del río con el kayak, inmediatamente nos reunimos con él en el bar para calmar la sed del camino (como si hubiésemos ido a caballo)… cervezón al canto. Tras los saludos y un rato de amena conversación, emprendemos marcha adentrándonos por el Congosto de Ventamillo en dirección a Castejón de Sos, población que nos cobijará en los próximos días de estancia en el valle de Benasque.

Sin darnos tiempo a picar algo siquiera, deshacemos las mochilas pero con el fin de buscar el material de barrancos, ya que la intención es de meternos por el “Ramastué”, barranco desconocido para todos nosotros incluyendo a los dos que poseen experiencia.

Con unas pocas referencias y con muchas ganas, iniciamos el pateo de aproximación (o treking en calçotets) desde el pueblecito de Liri, para buscar la cabecera… el camino empieza a liarse, las referencias empiezan a perderse… uy, uy, uy… esto no es, por aquí no se va… vuelta atrás… eso parece un barranco… pues con dos cojones, a ponerse el neopreno y a meterse.

Dicho y hecho, lo que parece un barranco lleno de vegetación nos obliga a equiparnos y a meternos dentro ¿será el Ramastué?... pronto llega la respuesta, no es ni más ni menos que una cloaca llena de lodo negro, troncos por todos los lados, mosquitos, tifus, malaria, dengue… y posiblemente algún cocodrilo que suerte no estuviese hambriento. En que lío nos hemos metido… la bajadita se convierte en algo desagradable hasta que ¡Suerte! Este arroyo tributa en un barranco mayor y pronto Javi lo reconoce ¡EL LIRI! Hemos llegado más o menos a la mitad de uno de los más famosos barrancos del valle, además estamos en un punto donde hay un escape para subir por la carretera y podemos empezarlo desde el principio.

El barranco es de cierto nivel (buen bautismo barranqueril para Armando, Jorge y yo mismo que con agua solo conocía “La Maimona”) y bastante técnico, hay que equipar una infinidad de rápeles y además cañeros, con un caudal alegre de agua y con bastante altura, así que abajo con dos pares de narices y a disfrutar uno de los recorridos enseña de esta actividad… para el resto de explicaciones, ver las imágenes. Sólo dos palabras IM-PRESIONANTE.

Tras esto, solo destacar la hamburguesa “Rodeo” que nos jalamos en Benasque para cenar (210 gr de carne… pa que os hagáis una idea).

martes, 24 de mayo de 2011

BARRANCO DE MATAMOROS DESDE EL HOSTAL







Sábado 21 de mayo... jornada de reflexión, y a reflexionar nos vamos... se nos ocurre nada más y nada menos que ir de inspección a un barranco que se nos antoja que puede tener alguna cascada interesante, así que nos vamos de expedición a una nueva aventurilla.
Como vamos dispuestos a equipar llevando herramienta, cuerdas y utensilios varios, nos vamos en coche hasta la balsa del jupillo, desde allí nos vamos por la senda que une con “La Venta” luego hasta “Los Mores”, y siguiendo el PR de las masías hasta “El Hostal”... una buena caminatilla para calentar.
Una vez en el hostal, nos bajamos hasta el barranco de Matamoros (gracias por la corrección) y vemos que entre que está cerca del grupo de masías, que hay agua y fuentes cercanas y que las vacas campan a sus anchas por la zona, el barranco y su curso es bastante accesible. Pasamos por la fuente del Hostal, toreamos un poco a las vacas, bueno eso de torear... más bien esperamos “respetuosamente” a que se vayan para pasar, además van con ternerillos y están un poco a la defensiva.
Pronto llega el agua, y por cierto soy el primero en probarla por un mal equilibrio sobre una roca... hasta las rodillas... risotadas varias (Cabroncetes).
El barranco se va engorgando, hasta que llegamos a una cascada (seca) de 10 metros, vemos con sorpresa que está equipada pero viendo la seguridad (ya debe tener unos añitos), decidimos equiparla nosotros con “parabolts”, rapelamos esta cascada que nos deja sobre una terracita desde la cual, para salir hay que mojarse los pies (o más si eres un poco torpe como yo). Jorge y Armando se inician en esto de rapelar.


Después nos encontramos un salto que si hubiésemos llevado neopreno sería cojonudo para divertirse un rato, pero yendo de “secos” nos toca hacer el capullo para evitar la poza y tenemos que echar cuerda por un lateral jugándonos el tipo.
A partir de aquí y después de una dura pugna con las zarzas y tollagas (salimos más arañaos que el amigo de Ben-Hur después de la carrera) nos vamos por la rambla hasta llegar a nuestro conocido PR que nos llevará pasando cerca de la caldera hasta los Gavites y de allí a los coches.
Buena caminata, doy fe, pero demasiada vuelta para dos puntos de interés... lo importante si está hecho... pasarlo bien y tener nuevas anécdotas que contar, y como no el CAMET estuvo allí.
Un saludo,

martes, 17 de mayo de 2011

OTRA VEZ AL BARRANCO DEL LOBO, 15 de mayo 2011









Esta vez teníamos invitados novatos y querían probar lo que era un barranco, así que los llevamos al Lobo, que reúne características como: ser corto, bonito, y lo suficientemente técnico como para que valoren el trabajo bien hecho por un buen guía (El Benja) y la seguridad ante todo.


Así que nos fuimos Benja y yo, con mi sobrino Guille y José María, un amigo suyo. Como dos buenos urbanitas, llegaron con su chándal y sus zapas de ir al gimnasio, sin mochila, sin almuerzo y sin agua… ¡con dos cojones, chavales…! menos mal que aquí estaba el tío y su amigo, que con la camaradería que surge en la montaña, enseguida les cogimos algo de alimento y un poco de agua (amén de la bota de vino, que ya inseparable nos acompaña a todas nuestras aventurillas… un homenaje a Labordeta)


El barranco en su línea, tan solo resaltar que un par de pozas tenían más agua de lo normal, y de esta manera practicamos el rapel guiado para evitar mojarnos el culete, y también que contándonos a nosotros éramos tres grupos para tan pequeño barranco… esas reseñas en interné han hecho que la fama llegue a este enclave, eso sí hay que agradecerlo, ya que limpio de vegetación estaba, y como nunca.


Bueno, chavales, espero que disfrutarais, aunque me consta que sí, y si esto hace que os duela más el picotazo de la montaña… ya sabéis donde estamos y por este blog podéis ver lo que hacemos.


Un saludo, y felices agujetas….