"Si piensas que la aventura es arriesgada, prueba la rutina... es mortal"

Pablo Coelho

martes, 29 de junio de 2010

VUELTA AL BARRANCO DEL LOBO



Enfrentándome a mis miedos, y tras aquel desgraciado esguince acaecido en dicho barranco y que me tuvo en dique seco un mes y medio, decidí apuntarme a la última aventurilla con los amigos Amadeo y Benja, así que nos fuimos los tres a bajar la encañonada “fuente del lobo”. Fecha 26 de junio 2010.

La empresa no era otra que ir y revisar aquellas instalaciones que vimos en nuestra primera bajada y que nos parecieron inseguras (parabolts sueltos, roces excesivos de cuerda…) pero ¡oh, sorpresa! cuando llegamos, vimos que alguien, con muy buen criterio, se nos había adelantado y había revisado y re-equipado instalaciones, con lo cual ahora, el barranco es seguro y divertido. Sus seis rápeles se pueden hacer en poco más de una hora (más el tiempo que destinemos a almorzar… muy importante).

Si bien el recorrido es rápido, limpio y agradable, el punto crítico sigue estando en la salida, una vez descendido el último rápel hasta la llegada a los bancales de la derecha que nos llevarán hasta el vehículo. Esta salida es un laberinto de cañas y vegetación que hace bastante desagradable el paso. Nosotros optamos por una variante, se trataba de encaramarnos a la pared de la derecha, por un paso de cabras, y equipando un pasamanos llegar a un punto desde el cual descender rapelando hasta una carrasca que nos dejaría en el comienzo de los cultivos. De esta forma se evita todo el cañar y se realiza un rápel más, el séptimo y probablemente el más alto. El inconveniente está en que una vez junto a la carrasca, todavía hay que limpiar bastante hasta llegar a terreno limpio y accesible, tarea que será recomendable hacer en sentido inverso.

Una vez más un cordial saludo de vuestro reportero dicharachero Loren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada